publicidades.imagen.b1dfe96b8fcfcc03.aW1hZ2VuLndlYnA=

SANTORAL DEL DIA 18 JULIO

Santos del día 18 de Julio : San Arnulfo de Metz, San Bruno de Segni, Santo Domingo Nicolás Dinh Dat, San Emiliano de Doróstoro, San Filastrio de Brescia, Santa Gundena de Cartago, San Materno de Milán, San Rufilo de Forlimpopoli, Santa Teodosia de Constantinopla, Beato Juan Bautista de Bruselas, Beato Simeón de Lipnica, Beata Tarsicia Mackiv.

ETICA, FE Y RELIGION - SANTORAL 18 de julio de 2023 Redactor Jefe Redactor Jefe

Santos del 18 de julio

San Federico de Utrecht

18 de julio Siglo IX

En Utrecht, ciudad de Güeldres, en Austrasia, san Federico, obispo, que, ilustre por sus conocimientos sobre las Sagradas Escrituras, se dedicó incansablemente a la evangelización de los frisones.
Nombre
Federico (Masculino)
Celebran
Fede y Federico
Otros santos
Otros santos con nombre Federico 
Falleció
en Utrecht, en el actual Holanda 
Celebración
18 de julio
Retrato de San Federico de UtrechtFuente: wikimedia.org

Vida de San Federico de Utrecht

Descendiente de una familia ilustre entre los frisones, fue elegido obispo de Utrecht en 820. Dedicó toda su actividad a la reforma de las costumbres de sus diocesanos, y combatió las herejías. Murió mártir en Utrecht, el año 838. —

«Al obispo —dice el consagrante al nuevo obispo, durante el ritual de la consagración—, corresponde juzgar, interpretar, consagrar, ordenar, ofrecer, bautizar y confirmar". Y cuando le hace entrega de la más significativa insignia de su episcopado: «Recibe el báculo de Pastor a fin de que seas dulce y firme en tus correcciones; en tus juicios, justo y sereno; al fomentar la virtud en los demás, persuasivo, y no te dejes llevar ni del rigor ni de la debilidad. Recibe este anillo, símbolo de la fidelidad con que has de conservar intacta y sin mancha a la Esposa de Dios, es decir, la Iglesia». Y asimismo, cuando le hace entrega de los Evangelios, dice: «Recibe el Evangelio y ve a predicarlo al pueblo que te ha sido encomendado. Dios Omnipotente aumente en ti la gracia».

No es extraño que ante una misión tan sublime y a la vez tan cargada de responsabilidad, Federico, varón justo y lleno de humildad, se declarase incapaz de aceptar el cargo de obispo de Utrecht, para el que había sido elegido por el clero y el pueblo de aquella diócesis. Fue necesaria toda la autoridad del emperador Ludovico Pío, para que aquel sacerdote, conocido de todos por su ardor pastoral y su predicación, aceptase la Cátedra episcopal que había quedado vacante a la muerte del obispo Ricfredo.

Y la verdad es que nadie mejor que él podía encargarse de la diócesis: por una parte, sus virtudes y su ciencia le daban la autoridad necesaria para ocupar la Silla episcopal, y por otra, el haber vivido en íntima comunicación con Ricfredo le hacían el más conocedor de la situación.

En efecto, nacido hacia el año 790, en el seno de una noble familia de Frisia, había sido confiado para su educación al clero de la iglesia de Utrecht, primero, y más tarde al mismo obispo, que se aplicó con ardor a formar el alma de aquel joven piadoso y trabajador, hasta que, suficientemente preparado, le confirió el sacerdocio.

Ahora, consagrado ya obispo, en presencia del mismo emperador, Federico se entrega generosamente a su misión, que cumplirá fielmente hasta las últimas consecuencias. Su humildad había hecho cuanto estaba de su mano para no aceptar aquel cargo que sus solas fuerzas no podían soportar, pero ahora que había recibido ya la plenitud del sacerdocio, su fe confía en que el único Sacerdote —Jesucristo—, realizará en él la tarea que le ha querido confiar.

Los primeros tiempos de su episcopado los dedica a la villa de Utrecht, esforzándose en devolver la paz a su pueblo, y en hacer desaparecer los últimos restos de paganismo. Siempre acogedor, es generoso para con los pobres, hospitalario para los viajeros, y sacrificado en sus visitas a los enfermos. Entregado a la vida de oración y sacrificio, no ahorra vigilias ni ayunos, en favor de sus diocesanos.

Más adelante, su celo le lanza a recorrer todo el territorio que le ha sido confiado. En todas partes trabaja incansablemente en la reforma de las costumbres de sus diocesanos, y de una manera especial lo hace en la isla de Walcheren, donde reinaba la más burda inmoralidad.

Se dedica también a combatir la herejía arriana, bastante extendida en Frisia, y poco a poco va reduciendo los herejes a la verdadera fe católica. Para asegurar la duración de este retorno a la verdad, San Federico compone una profesión de fe, que resume la enseñanza católica sobre la Santísima Trinidad, y ordena que se recite tres veces cada día una oración en honor de las tres divinas Personas.

Cuando ya casi había recorrido toda la diócesis, un día, mientras estaba dando gracias de la Misa, es atacado por dos criminales que le atraviesan las entrañas, muriendo a los pocos minutos. ¿A qué móviles respondía aquel asesinato? Algunos dan como causa cierta, el odio que Judit, segunda esposa de Ludovico Pío, alimentaba contra San Federico, por haberla reprendido con santa libertad, a causa de su conducta inmoral. No obstante, aun cuando parece que esta persuasión ya existía en Utrecht, muy próximamente a la fecha del martirio, hay quien lo pone en duda, por el testimonio del famoso escritor Rábano Mauro, que ensalza las virtudes de la emperatriz... Quizá los hagiógrafos no lleguen nunca a un acuerdo sobre este punto, pero a pesar de ello continuará siendo cierto que en aquel día del año 838, un obispo moría mártir...

(Fuente: multimedios.org)

Santa Sinforosa e hijos

18 de julio Siglo III

En la vía Tiburtina, a nueve miliarios de la ciudad de Roma, conmemoración de los santos Sinforosa y sus siete hijos mártires: Crescente, Julián, Nemesio, Primitivo, Justino, Estacteo y Eugenio, todos mártires, que padecieron de diversos modos el sufrimiento que los hermanó en Cristo (s. III/ IV).
Nombre
Sinforosa (Femenino)
Celebran
Sinforosa
Otros santos
Otros santos con nombre Sinforosa 
Falleció
en Roma, en el actual Italia 
Celebración
18 de julio

Vida de Santa Sinforosa e hijos

Sinforosa, la mujer de Getulio, formó con generosidad una familia numerosa, aunque nunca dispuso de carné, ni obtuvo beneficios económicos en los transportes o en los colegios de los hijos.

Bien puede mostrarse como ejemplo de tantas madres cristianas que han encontrado en la propia familia el campo natural donde Dios las ha querido apóstoles; allí hacen recia la fe de los suyos, entre los suyos desparraman a manos llenas -como el sembrador- las bondades evangélicas con olvido de sí mismas, y desde dentro del hogar facilitan el crecimiento del bien entre las malas yerbas del egoísmo.

Sinforosa intenta hacer en su casa lo que Dios quiere y de este modo, al tiempo que realiza su vocación personal, se santifica y contribuye al bien de la sociedad y de la Iglesia. Supo descubrir que el bien para sus hijos no había de consistir en proporcionarles las vacaciones, oportunidades o bienes materiales que los padres anhelaron en su día y no tuvieron; con la luz de Dios conoce que no tenía que educarlos para que llegaran a ser "triunfadores" en la sociedad competitiva con la que habían de toparse en el tiempo futuro. Bien claro tuvo que su función de madre no había de consistir en facilitar a sus hijos todos los caprichos y gustos que apetecieran, ni siquiera procurarles como bien absoluto la salud del cuerpo. Con una sensatez digna de monumento y sin que estuviera de moda sí se ocupó en prepararlos a servir, proporcionándoles una escala de valores en la que Dios ocupara el lugar primero; acertó cuando les daba motivaciones serias para obrar y cuando les inculcaba responsabilidad para que la cacareada libertad no fuera sólo una palabra bonita sin contenido. Hicieron falta y vinieron bien las palabras; pero, cuando llegó el momento, les mostró el camino con la entrega de su vida. No hay mejor medio, ni más efectivo, en la pedagogía o didáctica.

Ella fue cuñada, mujer y madre de mártires. La familia vivió en Roma un tiempo, yendo y viniendo a las propiedades que el padre de familia, el tribuno Getulio -llamado también Zotico-, tenía en Tívoli. Dios les ha dado siete hijos; son familia cristiana y, en una casa bien dispuesta, llenan las horas del día viviendo en paz y armonía entre trabajos y aprendizajes mezclados con juegos, gritos y rezos.

El supersticioso emperador Adriano se ha convertido en un perseguidor cruel de los cristianos. Entre otros muchos, aprisiona a Getulio y a Amancio, su hermano y también militar. Prisioneros primero, acaban con la cabeza cortada en la orilla del Tiber.

Durante todo el tiempo de la persecución, Sinforosa ha salido con los suyos de Roma hacia Tívoli y allí procura preparar a sus hijos para la amenaza presente que se promete larga y que ya ha acabado con la vida de su padre. Les habla del amor de Dios y del premio, de fortaleza y fidelidad, de lealtad a Dios con las obras hasta la muerte como ha sido la actitud de su propio padre. Tuvo que pasar oculta siete meses con sus hijos, escondiéndose en una cisterna seca por el temor a ser descubiertos, cuando arreciaba la persecución. Sin fingimiento inútil, los prepara hablándoles del peligro que corren, de los bienes futuros prometidos a los que son fieles y de la confianza en Jesucristo; también les pone al corriente de la dureza que supone el martirio y confiesa sus miedos ante la posibilidad de que claudique alguno de ellos. La familia responde haciéndose hace una piña en torno a la madre y se conjuran para estar dispuestos a la muerte antes que adorar a los ídolos.

Llegaron un día los guardias a por la madre y los hijos. Sinforosa es clara y firme en el juicio: "No queremos adorar falsos dioses; seremos fuertes como mi marido y mi cuñado; mis hermanos cristianos están dispuestos a la muerte y lo mismo haré yo con mis hijos". El juez quiere colgarla por los cabellos junto al templo de Hércules; pero, comprendiendo que el espectáculo contribuirá a afianzar la fe de los cristianos que permanecen ocultos entre el pueblo, cambia el propósito, disponiendo que sea arrojada al río Teverone, próximo a Tívoli, con una pesada piedra atada al cuello.

Sus hijos Crescente, Juliano, Nemesio, Primitivo, Justino, Estacteo y Eugenio, jóvenes y algunos niños, se resisten firmemente a sacrificar y aseguran con claridad ante el juez que se ha ofrecido con promesas a hacer de padre y madre para ellos: "No seremos menos fuertes ni menos cristianos que nuestros padres".

Entonces es el potro alrededor del templo de Hércules el que entra en juego. A fuerza de ser estirados les descoyuntan los miembros, pero ellos bendecían a Dios en medio del tormento. Luego vienen los garfios que van rompiendo las carnes y, por último, vencido y humillado el juez por no poder torcer la voluntad de los fuertes y jóvenes reos, manda que los verdugos terminen con sus vidas atravesándoles con espadas y puñales.

Enterraron sus cuerpos en una fosa común que los paganos llamaron luego "Biothanatos", queriendo expresar el desprecio a la muerte que mostraron al juzgarles. Cuando se calma de furia de Adriano en cosa de año y medio, los cristianos pudieron dar digna sepultura a los que llamaban ya, distinguiéndolos, como "Los Siete Hermanos" y levantaron una pequeña y pobre iglesia a Sinforosa. Posteriormente sus reliquias se trasladaron a Roma y se pusieron, junto a las de Getulio, en la Iglesia de san Miguel.

Esto es lo que dicen contando la vida y la muerte de una familia cristiana de los primeros tiempos. Quizá nunca se pueda comprobar cada paso de ella y posiblemente haya adorno en el relato, como si fuera un bonito y bien tramado cuento; pero no cabe duda de que quienes adornaron el hecho, si es que adornaron, sabían bien qué cosa decían y cuánto importaba el testimonio de los que murieron.


 


TODO SE REDUCE EN LA VIDA A CÓMO ACTUAR, QUE TE INSPIRA Y QUE TE MUEVE Y COMO LO HACE, ¿DE VERDAD EL FIN REQUIERE UNOS MEDIOS Y SE JUSTIFICAN TODOS LOS MEDIOS PARA ESE FIN? LA ÉTICA Y LOS VALORES, EN ESENCIA, SON EL CAMINO MÁS JUSTO Y SENSATO PARA NO LOGRAR FINES PISANDO A LOS OTROS SERES VIVOS QUE TIENEN SUS PROPIAS VIDAS. 

TENIENDO ESTO EN CUENTA, LOS VALORES, LA ÉTICA, SON SENCILLAMENTE, HACER LO QUE SE DEBE HACER, PERO SIN CAUSAR DAÑOS COLATERALES, Y SI HAY DAÑOS COLATERALES, SOLO SERÁ POR UNA RAZÓN, TAMBIÉN LOS ASESINOS, VIOLADORES, CHAVISTAS, ETARRAS ... TIENEN FAMILIA, PERO ESA FAMILIA NO LES EXIME DE SUS FECHORÍAS.

EL CAMINO SON LOS VERDADEROS DERECHOS HUMANOS, EL CAMINO ES LA PROPORCIONALIDAD, EL DESAGRAVIO Y LA JUSTICIA LUCIDA.

GRC_NSP_ETICA_Y_VALORES

EL PROYECTO NSP_NEKOUN YA ESTÁ AFIANZADO Y POR ELLO QUITO EL ENCABEZAMIENTO QUE TENÍAN TODOS LOS ARTICULOS "NSP_NEKOUN".

DESDE ESTE JULIO Y DURANTE EL SEGUNDO SEMESTRE DE ESTE AÑO 2023 TODO VA A EVOLUCIONAR MUY VELOZMENTE.

Últimas noticias
LOGO FELIZ DIA BUEN DIA MUNDO 2024

BUEN DIA MUNDO - FELIZ SABADO 25 DE MAYO DE 2024

Redactor Jefe
FELIZ DIA Hace 2 horas

BUEN DIA MUNDO - FELIZ SABADO 25 DE MAYO DE 2024 HOY ES EL DIA 146 DEL AÑO 2024 Y EL DIA 1607 DE LA NUEVA DECADA DE LOS 20, SORPRENDENTE A PESAR DEL SOCIALISMO Y LOS PLANES DICTATORIALES DE PEDRO SANCHEZ.

Te puede interesar
Lo más visto
LOGO FELIZ DIA BUEN DIA MUNDO 2024

BUEN DIA MUNDO - FELIZ VIERNES 17 DE MAYO DE 2024

Redactor Jefe
FELIZ DIA 17 de mayo de 2024

BUEN DIA MUNDO - FELIZ VIERNES 17 DE MAYO DE 2024 HOY ES EL DIA 138 DEL AÑO 2024 Y EL DIA 1599 DE LA NUEVA DECADA DE LOS 20, SORPRENDENTE A PESAR DEL SOCIALISMO Y LOS PLANES DICTATORIALES DE PEDRO SANCHEZ.

LOGO FELIZ DIA BUEN DIA MUNDO 2024

BUEN DIA MUNDO - FELIZ JUEVES 23 DE MAYO DE 2024

Redactor Jefe
FELIZ DIA El jueves

BUEN DIA MUNDO - FELIZ JUEVES 23 DE MAYO DE 2024 HOY ES EL DIA 144 DEL AÑO 2024 Y EL DIA 1605 DE LA NUEVA DECADA DE LOS 20, SORPRENDENTE A PESAR DEL SOCIALISMO Y LOS PLANES DICTATORIALES DE PEDRO SANCHEZ.

SUSCRIBETE AL PERIODICO DIGITAL NSP Y RECIBE CADA DIA LAS NOTICIAS MAS DESTACADAS EN TU E-MAIL ^.^