publicidades.imagen.b1dfe96b8fcfcc03.aW1hZ2VuLndlYnA=

NSP_NeKoun SANTORAL DEL DIA DOMINGO 6 DE NOVIEMBRE

SANTORAL-ONOMÁSTICA SANTORAL 6 de Noviembre : Andrés, Emiliano, Esteban y Severo obispos; Beatriz, Gala, Fulviano, Aquerico, Guillermo, Cronan, Maulán, Vinoco y Leonardo confesores; Iltuto u Lauteno abades; Ático, Sofía y Comasia mártires.

ETICA, FE Y RELIGION - SANTORAL 06 de noviembre de 2023 Redactor Jefe Redactor Jefe

SANTORAL-ONOMÁSTICA

SANTORAL 6 de Noviembre : Andrés, Emiliano, Esteban y Severo obispos; Beatriz, Gala, Fulviano, Aquerico, Guillermo, Cronan, Maulán, Vinoco y Leonardo confesores; Iltuto u Lauteno abades; Ático, Sofía y Comasia mártires. 

 

ONOMÁSTICA EL NOMBRE DEL DIA
 

BEATRIZ
 

Etimológicamente es el femenino del adjetivo latino beatus, que significa feliz, bienaventurado. Es ésta la traducción latina de las bienaventuranzas: "Beati páuperes spíritu..." "Bienaventurados los pobres de espíritu..." es como empiezan las bienaventuranzas en latín.

Curiosamente en la Iglesia griega tuvo gran predicamento el nombre griego con el que empiezan las Bienaventuranzas (MakarioV / Makários) como nombre de varón. Las lenguas románicas, en cambio, prefirieron el nombre de Buenaventura para el masculino y Beatriz (Beatrix, femenino de Beatus) para el femenino. Fue un nombre muy estimado en la Edad Media y que fue ganando popularidad con los siglos.

 

Santa Beatriz virgen y mártir (m. 304). Hermana de los santos mártires Simplicio y Faustino, cuyos cuerpos fueron arrojados al Tíber y ella recogió y enterró cristianamente. Denunciada por un pariente suyo llamado Lucrecio, que tenía interés en su muerte para heredarla, fue encarcelada y estrangulada en la misma cárcel. El pariente no pudo gozar de la herencia de Beatriz, pues murió fulminantemente tras la muerte de ésta. Su cuerpo, junto con el de sus hermanos Simplicio y Faustino, descansa en Santa María la Mayor en Roma. Su fiesta se celebra el 29 de julio.
 

Santa Beatriz de Este, hija de Azzon IX, marqués de Ferrara. Cuando se dirigía hacia Milán para casarse con el príncipe Galeazzo, tuvo la triste noticia de su muerte. Estaba talmente enamorada de su príncipe y fue tal el desengaño, que fundó el monasterio benedictino de San Antonio de Ferrara y allí se encerró con otras siete doncellas que quisieron acompañarla. Murió el 18 de enero de 1262.
 

En la edad media fue llevado este nombre por varias princesas, como Beatriz reina de Portugal (m. 1303), hija natural de Alfonso X el Sabio; otra reina de Portugal, hija de Sancho IV de Castilla (1293-1359); una princesa de Aragón (1457-1508), hija de Fernando I, rey de Nápoles. También encontramos a Beatriz de Portugal, reina de Castilla (m. 1409), segunda esposa del rey Juan I. Otra reina de Castilla fue Beatriz de Suabia (m. 1235).

 

La reina de las Beatrices medievales fue sin lugar a dudas Beatriz Portinari, dama florentina (1265-1290), que fue idealizada por Dante en su Vida nueva y sobre todo en laDivina comedia. Dante la conoció cuando era una niña de nueve años y no volvió a verla hasta nueve años después. Tras la muerte de Beatriz, el poeta la convirtió en un símbolo de la fe y en guía y protectora celestial.
 

Modernamente se ha canonizado también, en 1976, a Beatriz de Silva, religiosa española (1424-1491). Con el apoyo de Isabel la Católica fundó la orden de la Inmaculada Concepción (concepcionistas). Defendió el dogma de la Inmaculada, muchos siglos antes de su definición dogmática. 

LEONARDO

Siete Santos venera la Iglesia con este nombre, entre los cuales son los más celebrados San Leonardo de Limoges, hijo de romanos (siglo VI), que se distinguió por su gran caridad para con los presos y cautivos, que al ser liberados le ofrecían sus cadenas en señal de gratitud. El culto de este santo se extendió muchísimo, no sólo por Francia, sino también por Bélgica y el oeste de Europa. Se le dedicaron muchos templos.

Y San Leonardo de Puerto Mauricio, Italia (1676-1751). Ansioso por irse de misionero a China, su delicada salud no le permitió acometer tal empresa, por lo que entrando en la orden de los Franciscanos, se dedicó con un éxito extraordinario a hacer de misionero en la misma Italia.

En el plano científico y artístico, tienen los Leonardos el legítimo orgullo de compartir nombre con el incomparable Leonardo Da vinci, el modelo más acrisolado de ese "hombre nuevo" que creó el Renacimiento: vital a más no poder; inmensamente optimista y esperanzado respecto a sus posibilidades y a las de toda la humanidad; perseverante y tenaz hasta lo indecible; sumamente osado en la creatividad; fiel al legado recibido, y sin embargo audazmente innovador; apasionadamente enamorado de la naturaleza y del hombre.

Sólo un coloso de su talla podía crear obras en tanta cantidad y con tan alto grado de perfección: la Mona Lisa, la Santa Cena, la Adoración de los Magos, la Virgen de las Rocas, San Juan, Santa Ana, la Virgen y el Niño Jesús, la Madona Litta, sus estudios científicos, sus experimentos en todos los campos de la ciencia y un larguísimo etcétera.

Los nombres crean una especie de comunión, de nexo espiritual entre todos los que lo llevan; con esa intención se ponen, con esa idea se buscan siempre nombres que tengan gran fuerza en la familia (la tradición ha sido durante tiempo capturar con el nombre la fuerza del abuelo o de la abuela, para que no se pierdan) o un gran impacto y ejemplaridad en la sociedad de la que formamos parte. En este sentido los Leonardos son afortunados si son conscientes del nombre que llevan, porque la irradiación de fuerza y de inteligencia de este nombre es incontenible. 


 
Te puede interesar