Periódico Digital No Soy Periodista Periódico Digital No Soy Periodista

CABECERA-NSP-PARA-VER-EN-ORDENADOR

Último momento

NSP_NeKoun SANTORAL DEL DIA DIA 5 DE JULIO

Santos del día 5 de Julio Santos Miguel de los Santos, Marino, Teodoto, Agatón y Antonio María Zacaría, presbítero.

ETICA, FE Y RELIGION - SANTORAL 05/07/2022 Redactor Jefe Redactor Jefe

Santos del día 5 de Julio

Santos Miguel de los Santos, Marino, Teodoto, Agatón y Antonio María Zacaría, presbítero.

 
AROA

He aquí un nombre bellísimo, suave como su propia sonoridad, que no es fácil encerrar en un significado. De momento que se pronuncia suena a Ares, suena a Araucana, a pueblos antiguos y valerosos que nos dejaron algunas de sus huellas en la geografía. Los diccionarios de nombres se inclinan a considerar que es de origen germánico, siendo su forma primitiva Ara, que significa "buena persona", "de buena voluntad". Sea como sea, el nombre de Aroa forma parte de esa nueva generación onomástica que se aparta de la tradición y del santoral, y ama la belleza del nombre por sí misma. A pesar de su modernidad, cada vez es más frecuente. Indican los libros de nombres como fecha para la celebración de esta onomástica, el 5 de julio.

La primera referencia de Aroa la encontramos en la geografía de Venezuela. Es el nombre de un río de la vertiente del Caribe, en el estado de Yaracuy, con un curso de 110 km. Nace en la sierra de Bobare y alcanza la costa junto a Boca de Aroa, en el golfo Triste. Se llama también Aroa la sierra por entre la que discurre el río del mismo nombre y el municipio de 25.000 habitantes, al norte de Barquisimeto con un término de 1674 km2, regado por este río. Su principal riqueza son las ricas minas de cobre descubiertas en 1605 por Alonso de Oviedo, que cuentan con una reserva de pirita de 1.124.000 t, que se utiliza para la producción de ácido sulfúrico. Toda esta toponimia lleva a pensar en los indios araucanos, esos pueblos que se extendían al este de la América del sur, que no se dejaron dominar por los incas ni por los españoles. Pueblo aguerrido, se les llamaba también aucas (rebeldes). Eran también buenos navegantes y excelentes constructores de canoas. Su religión era animista.

Otra referencia geográfica lejana de este nombre son las islas Aroa, Aroe o Aru, de Indonesia. Es un archipiélago de islas bajas, del grupo de las Molucas, en el mar de Arafura. Forman un conjunto de cerca de 100 islas, cubiertas de una frondosa vegetación. Los mamíferos dominantes son marsupiales. Cuentan con 18.000 habitantes, con una notable mezcla de culturas y religiones: animistas, cristianos y musulmanes. Su principal población es Dobo, en la isla de Wokam. Las casas están construidas de manera muy original, medio enterradas en el suelo. Su principal actividad es la pesca de ostras perlíferas.

Y queda finalmente la referencia a Ares, el más primitivo dios de la guerra para los griegos, al que los romanos llamaron Marte, al que dedicaron un planeta, un mes y un día de la semana. Y los Aroaquis nombre de los indios del Brasil que habitan en la orilla izquierda del río Negro. A pesar de ser un nombre huidizo, no son pocos los anclajes en que podemos sujetarlo, desde el dulce significado de su posible origen germánico, que nos habla de bondad, hasta las misteriosas evocaciones de los araucanos, con los recuerdos que dejaron en su geografía. Y las misteriosas islas de Indonesia, que nos hablan de retazos del paraíso, de maravillosos fondos marinos, de perlas... Todas estas imágenes mueve el nombre de Aroa.

BEGOÑA

Nombre vasco, toponímico del lugar en que se venera la Virgen de Begoña. Su significado es "lugar de la montaña dominante", por la situación del santuario. Con toda probabilidad, lugar sagrado desde tiempo inmemorial, ocupado anteriormente por otras divinidades de la tierra. Pese a su similitud con Begonia (nombre de flor), en su origen nada tienen que ver un nombre con otro. Pero esas son las leyes de la onomástica: nombres fonéticamente afines ejercen una atracción mutua entre sí y por eso acaban asimilándose. De ahí que las Begonias celebren su onomástica el día de Nuestra señora de Begoña y la mayoría de las Begoñas, por su parte, tengan la sensación de que la Begonia forma parte inseparable de su nombre y consideren como propio el nombre de esta flor, igual que las Rosas, las Margaritas, las Hortensias... se identifican con la respectiva flor.

La onomástica de las Begoñas y de las Begonias es el 1 de enero, día en que se celebra también la Circuncisión de Jesús, y el santísimo Nombre de Jesús, por ser esa la ceremonia en que se le impuso.

Santa María de Begoña es un santuario donde se venera a la Virgen de este nombre, situado sobre un cerro que domina la ciudad de Bilbao y los términos de Abando, Deusto y Olaveaga. La primitiva ermita, de estilo gótico, fue reedificada y agrandada en el siglo XVI y vuelta a reedificar cada vez después de las contiendas civiles que se cebaron en este templo y afectaron especialmente a la fachada y campanario. En su interior se compone de tres naves con bóvedas sostenidas por 10 columnas. Tres altares con imágenes atribuidas a Juan de Mena, capillas y coro. La Virgen de Begoña es muy venerada en toda Vizcaya, especialmente por los marinos, y las romerías a su santuario son muy concurridas. La santa imagen, cuya historia fue escrita en 1796 por fray Tomás Granda, está en un retablo de plata, y tiene un considerable tesoro en ornamentos y alhajas. La tradición ha ido enriqueciendo la historia con detalles piadosos.

La Begonia, con la que se sienten identificadas muchas Begoñas, es una flor de color blanco, amarillo, rojo o rosado, de la planta del mismo nombre formada en arbusto o en hierbas anuales o vivaces, en algunos casos trepadora. Comprende unas 400 especies procedentes de regiones tropicales de América, Indias Orientales, China, Japón y África. Muchas de ellas son cultivadas en Europa como plantas de adorno de interior, por la belleza y abundancia de sus hojas y por la elegancia y duración de sus flores. Al ser tropical requiere ambientes cálidos, tierras esponjosas y buen riego. Se reproduce tanto por esquejes como por semillas. Es una planta muy agradecida.

Las Begoñas y Begonias pueden sentirse ufanas de un nombre que hunde sus raíces en la historia más remota, que evoca los altos en que nuestros antepasados propiciaban a las fuerzas de la naturaleza, que ellos creían divina; que recuerda una bellísima flor y que cuenta con el patrocinio de la Madre de Dios. ¡Felicidades!

 


Durante el tercer trimestre de 2022 el periódico digital  NSP se centrará en publicidad y captar suscriptores.

También se pondrán esfuerzos en promocionar el circulo social NEKOMUNIDAD  y NSP_NeKoun en ko-fi

PARA CONSULTAS, PREGUNTAS, OPINIONES, COMENTARIOS:

https://nosoyperiodista.es/contacto

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE A NSP

SUSCRIBETE AL PERIODICO DIGITAL NSP Y RECIBE CADA DIA LAS NOTICIAS MAS DESTACADAS EN TU E-MAIL ^.^